¡Viva la santa ironía!

Print
There are no translations available.

Autor: Bruno MORENO, periodista

A veces pienso que la existencia, en este mundo creado, de algo tan maravilloso como la ironía es una muestra del sentido del humor de Dios. Y quizá, ¿por qué no?, también sea un intento in extremis de hacernos ver lo ridículo que es el pecado. Si no escuchamos a la Palabra de Dios que nos llama a conversión, quizá el dardo de su santa ironía pueda llegarnos al corazón.

¿Un ejemplo? Hoy, 31 de enero de 2020, el Papa ha hablado en su homilía de Santa Marta sobre los que van a Misa los domingos y se llaman a sí mismos cristianos, pero han “perdido la conciencia del pecado”. Asimismo, señaló que esos cristianos necesitaban tener a alguien que les dijera la verdad y deseó que el Señor les enviara “un profeta” que los “abofetee un poco” cuando se deslizan “en esta atmósfera donde todo parece ser legítimo".

Hoy, 31 de enero de 2020, el Papa ha recibido en el Vaticano, con grandes sonrisas, al Presidente argentino, Alberto Fernández, divorciado, y a su nueva pareja, la actriz Fabiola Yáñez, con la que convive en la Quinta presidencial de Olivos. Entre otros regalos, el Papa le ha entregado al Presidente Fernández un ejemplar de Amoris Laetitia. Después de la audiencia con el Papa, los dos han comulgado en la Misa oficiada por Monseñor Sánchez Sorondo en el mismo Vaticano, junto al sepulcro del apóstol Pedro.

Hoy, 31 de enero de 2020, la primera lectura de la Misa cuenta la historia del adulterio de David con Betsabé. Y, al final de ella, se dice “Palabra de Dios". En el salmo de hoy, el miserere, el salmista clama: “yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado“.

Y luego dicen que Dios no tiene sentido del humor.