Voces calladas

Print
There are no translations available.

Ayer, 21 de agosto, asistimos a un nuevo caso de regresión de la libertad y como tal, otro paso que marca una tendencia para la que tenemos que prepararnos porque viene y se hará cada vez más visible y opresiva: P Santiago, al finalizar la Misa, en los Anuncios, hizo unos comentarios sobre los atentados asesinos de Barcelona que se grabaron y difundieron por internet a una velocidad sorprendente (ya podrían difundirse de la misma forma sus homilías...) dando lugar a un espiral de insultos, amenazas y mentiras. Pensar que los Anuncios de una Misa de diario de una pequeña parroquia de Madrid sea materia de dos programas de TV y "cover" de muchas webs, puede parecer un despropósito pero como el protagonista es un cura, todo vale.

Podemos ver este acontecimiento de una forma negativa:
- Han apedreado a P Santiago como a mujer adúltera.
- La Jerarquía no solo no le ha apoyado si no que ha traído un canasto lleno de piedras al más puro estilo "La vida de Brian"
- Los medios de comunicación, han hecho causa conjunta y a las pierdas han añadido escupitajos e insultos.

Pero, con lo que no contaban las fuerzas establecidas, el poder visible es que, con las nuevas formas de comunicación, ya no tienen el control. Antes, los Medios de comunicación eran conductos unilaterales. Hablaban, sus altavoces enviaban las consignas, y el pueblo escuchaba con los ojos muy abiertos y sin posibilidad de réplica. Era un amén mal entendido.

Pero hoy, a cada noticia, en cada medio, saltan cientos de católicos hartos de tanta manipulación dejando sus comentarios, se han puesto en marcha cadenas de firmas de apoyo y todo eso ha hecho que:
- Más gente se movilice
- Se haga más visible el descontento y nuestra capacidad de argüir, negar y hacernos visibles.

No ha sido gratis, y menos para P Santiago; y todavía no ha pagado todo el precio, los malos son muy malos. Pero es el signo de los tiempos que vienen: represión, acusaciones, amenazas, leyes restrictivas, presión social. Otra forma de martirio, relegarnos a ser ciudadanos de segunda si es que no llegamos a la más tradicional, privarnos de nuestra libertad física y por qué no, de nuestras vidas.

Los católicos tenemos que asumir que vamos a tener que tomar posición política ante muchos temas: debemos huir de esa frase de que no se debe mezclar fe y política. Se debe y de hecho, se hace, lo que ocurre es que solo es admisible cuando es el tipo de política que gusta a las fuerzas establecidas. ¿o no se manifiestan muchos curas en posiciones de izquierda sin que les critiquen? ¿o no es bien vista la tan alabada Teología de la Liberación?
Los manipuladores no se dan cuenta (probablemente ya se hayan dado cuenta) de que las nuevas formas de comunicación permiten no solo difundir basura y mentiras; también sirve para activar a tantas voces calladas. Las nuestras

Listado de Blogs Católicos Online