Iglesia, iglesia

Print
User Rating: / 0
PoorBest 
There are no translations available.

Sabemos que muchas palabras tienen significados diferentes y que, para comprender su significado concreto, debemos acudir al contexto y, como somos animales que usamos palabras para comunicarnos, debemos ser cuidadosos para expresar o entender correctamente los mensajes.

Un buen ejemplo es la palabra iglesia

Una iglesia es un edificio que tiene un uso y una disposición concreta. Por su uso es un templo, un lugar de adoración y celebración. La adoración y celebración adopta muchas formas y en especial, los católicos y los ortodoxos, mantenemos una liturgia muy intensa en ambos factores. Por su configuración, aunque esto ha cambiado en el tiempo, tiene un altar en el que se celebra y una nave en la que están los fieles. Antes el altar miraba hacia levante y la nave era lineal, hoy, hemos perdido este concepto y vemos iglesias redondas en las que el altar está en el centro o en forma de abanico.

Si alguien usa el término iglesia (sin mayúscula), todos entenderemos que se refiere a una edificación

También puede que vaya acompañada por una advocación concreta, Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores. Ya es algo que más que un edificio, es, ese sitio concreto, con personalidad e identidad, que se escribe con mayúsculas y contiene una feligresía que habitualmente acude a ella, un sacerdote y ayudantes que cooperan en su mantenimiento y en el culto.

Pero la palabra iglesia también puede usarse en un sentido concreto (e incorrecto), referido a la jerarquía. Al hablar de la Iglesia, muchas veces en mal tono, nos referimos a los consagrados, sacerdotes, obispos y al Papa y siendo cierto que son Iglesia, olvidamos que nosotros somos también Iglesia; tan importante como la jerarquía. Por eso cuando decimos que no estamos de acuerdo con la Iglesia, usamos incorrectamente el término. Cuando alguien dice que se sale de la Iglesia, también está haciendo un uso incorrecto, aunque, la verdad, todos nos entendemos.

Porque en realidad, Iglesia es más que todo esto. Es cierto que es todo esto, pero también es mucho más y gracias a eso, ha sobrevivido a todos los embates de los últimos 2000 años.

Porque si fuera un edificio, será ruina o escombros como tantos (¡qué lástima!).

Porque si fuera una organización de hombres, por muy bien intencionados y santos que fueran, también habría sido superada, fagocitada o superada por otra organización humana, y ¡anda que no han desaparecido muchas organizaciones humanas desde entonces! Empezando por su gran enemigo, el Imperio Romano.

Y la verdad que embates los ha habido y los hay, porque, qué difícil es ser cristiano hoy en día. No solo por los ataques de fuera, también por los líos y confusiones internas.

Y por eso, me agarro al Catecismo. Me acuerdo de mis clases de catecismo en el Colegio, hace 50 años. Y claro, ese catecismo infantil no tiene nada que ver con el hoy puedo leer y estudiar. El artículo 9 del Capítulo tercero de la Segunda Sección recoge el saber de la Iglesia sobre la Iglesia, lejos de políticas vaticanas o locales. Os lo recomiendo para una tarde de domingo, leed despacio y reflexionad porque habla de nosotros, no solo de “los curas”

Por eso, cuando leo cosas, cuando me agobio, cuando me dan ganas de “salirme de la Iglesia”, lo releo y me digo, ¿cómo voy salir del Cuerpo Místico de Cristo? ¿Cómo voy a dejar de ser parte de Él? ¿Por qué no confío en que, por muy cargado que esté el aire del humo del infierno, Cristo triunfará?

Credo ut intelligam