Milagros y apariciones

Print
There are no translations available.

En los Evangelios se recogen una gran cantidad de milagros e incluso se dice que hubo más. Cuando nosotros, 2000 años después lo leemos nos decimos: ¿Cómo es posible que viendo lo que vieron no creyeran? Y no solo eso, si no que Le crucificaron.

Si yo hubiera estado en la pradera en la que multiplicaron los panes y los peces…

Si yo hubiera estado en la piscina de Siloé…

Si a mi se me hubiera aparecido Cristo resucitado…

Sin embargo, hoy, y a lo largo de los últimos 2000 años, ha seguido habiendo milagros y Cristo y sobre todo la Virgen se han seguido apareciendo y seguimos siendo igual de incrédulos. No solo los testigos presenciales de esos hechos, que ya tiene narices, tampoco nosotros, a los que testigos fiables nos lo cuentan, creemos en esos milagros o en esa apariciones. Nosotros, cada vez más racionales y científicos, nos negamos a creer, aunque la ciencia nos diga que lo ocurrido es inexplicable desde un punto de vista científico. ¡qué más queremos!

Pero antes de seguir acusando, hagamos examen de conciencia.

Y esto lo digo porque hace unos días tuve la oportunidad de oír en directo el testimonio del padre de la familia a la que la Virgen se ha aparecido y manifestado en repetidas ocasiones en Civitavecchia. Son tantas las apariciones y manifestaciones que requerirían un libro para detallarlas.

La excusa era presentar un libro pero lo importante fue el testimonio de fe, de obediencia a la Iglesia, de humildad.

En este link podéis oír la Conferencia: https://youtu.be/CZaGexj28Ms

Y en este, adquirir el libro: https://homolegens.com/?product=la-virgen-de-civitavecchia-lagrimas-y-mensajes#.XJNt_LiCGUk

Cuando ves y luego saludas, a alguien que ha tenido el don de lo que ha pasado y como buen don, ha tenido un precio personal, social e incluso ha tenido que pagar un precio como fiel a la Iglesia, cuando ves la luz de sus ojos combinado con la humildad de saber que es un mero instrumento, te das cuenta de que algo ah pasado.

Pero no solo eso, cuando un muy querido amigo, con el que compartes la fe, te dice que él también ha estado en una de esas manifestaciones y sabes que no es un histérico ni un soñador, puedes pelear contra tus neuronas pero, concluyes que algo ha pasado.

La verdad es que creer en los milagros es difícil, por algo son milagros; creer en las apariciones de la Virgen es muy difícil, son sobrenaturales, y además, estamos demasiado racionalizados. Nos dan testimonios personales, obispos dan fe de las lacrimaciones de sangre, y nos cuesta, amigos queridos han visto las exudaciones y nos cuesta creer y por eso, nos cerramos a los Mensajes que en el fondo, es lo relevante. La imagen de yeso llora sangre para llamar nuestra atención y que oigamos los Mensajes.

Y , ¿qué nos dicen los Mensajes? Nada nuevo, porque todo está dicho. Nada que no hayamos leído en los Evangelios, solo, llaman nuestra atención sobre la deriva del Mundo, la deriva de nuestra sociedad, nuestra propia deriva personal. Como en otras tantas apariciones marianas que se repiten cada vez con más frecuencia.

Buscad un hueco en el apretado día, en paz y silencio. Oíd el video y si os interesa, comprad el libro, investigad sobre el tema porque internet está para eso. No solo para ver los resultados del futbol o comprobar si nos ha tocado la lotería.