1969

Print
There are no translations available.

Las profecías son el ejercicio de anunciar lo que se va a producir en el futuro, por tanto, profetas son, lo que se otorgan la capacidad de anunciar el futuro. Originalmente, lo eran aquellos que lo hacían por inspiración divina o al menos, eso decía; nosotros que algo hemos estudiado el Antiguo Testamento, hemos leído en palabras más crípticas o en lenguaje mas llano, como los profetas advertían de las consecuencias de las malas acciones de los hombres.

Hoy los profetas actúan en campos más pedestres: profetas del clima, profetas de la economía, profetas de la política; ningún alega inspiración divina, pero se agarran a la ciencia como si fuera cierta y totalmente conocida.

He releído hace poco una profecía lanzada en 1969. Seguro que en ese momento causó hilaridad, rechazo o incredulidad pero hoy, más de 50 años después, lo que causa es asombro por su anticipación, por la intuición de lo que iba a pasar sobre la base de lo que ya estaba pasando. Es ésta:

De la crisis de hoy surgirá una Iglesia que habrá perdido mucho. Se volverá pequeño y tendrá que comenzar más o menos desde el principio. No podrá habitar los edificios que ha construido en tiempos de prosperidad. Con la disminución de sus fieles, también perderá la mayoría de sus privilegios sociales. Será una Iglesia más espiritual, que no asumirá un mandato político, coqueteando ahora con la izquierda y ahora con la derecha. Será pobre y se convertirá en la Iglesia de los pobres. Será un proceso largo, pero cuando todo el trabajo haya pasado, surgirá un gran poder de una Iglesia más espiritual y simplificada. En ese momento, los hombres descubrirán que viven en un mundo de indescriptible soledad, y habiendo perdido de vista a Dios, sentirán el horror de su pobreza. Entonces, y solo entonces, verán a esa pequeña bandada de creyentes como algo totalmente nuevo: lo descubrirán como una esperanza para ellos mismos, la respuesta que siempre habían buscado en secreto"

1969, Josep Ratzinger.

Que cada cual extraiga las conclusiones que quiera en estos tiempos de peste china.